lunes, 4 de abril de 2011

Leyenda de Pegaso, el caballo alado



Un Pegaso es un corcel alado de naturaleza mágica.
Se trata de un ser inteligente, bondadoso y salvaje.
Un Pegaso es una criatura muy tímida que sólo puede
ser domada por jinetes de buen corazón.
Los Pegasos detectan el mal innatamente y no servirán
a quien intente domarlos con fines malvados.



Fue en la antigua Grecia, donde nació este hermoso y noble animal. El primer caballo alado del cual se tiene constacia fue creado por Ares, cuando el dios del Olimpo retó a dos de sus hijos a crear algo que les representará y fuese al mismo tiempo útil para el ser humano y los dioses. A tal empeño fueron citados Ares el dios de la guerra, y Atenea la diosa de la sabiduria, porque entre ambos existía cierta rivalidad.



Cuando el dios de los cielos dió su permiso, Ares hizo aparecer ante sus ojos un esplendido y brioso caballo alado de color negro, dotado especialmente para el arte de la guerra, Zeus alabo el hermoso animal, luego pidió a Atenea que obrase en consecuencia, la astuta diosa conociendo que Zeus aborrecia la guerra, hizo crecer ante los ojos del dios un olivo, simbolo de la paz. Con lo que se hizo meritoria de los triunfos.



Bien de aquel hermoso animal que creo Ares no queda ninguna constancia, no se sabe si el impetuoso dios lo destruyó o lo dejo volar libremente por los cielos, el caso es que este fue el antecesor del Pegaso que todos conocemos.



La otra leyenda más conocida, es la que describe el nacimiento de Pegaso, que ocurrió en el momento en que la sangre de la malvada Medusa cayó a tierra.



Desde ese momento, Pegaso quedó inscrito en el amplio abanico del panteón griego, ya que sustituyó en funciones a la fiel Iris, porque Zeus lo designo como mensajero entre los dioses y el hombre.



Indomable, puro, generoso y bello eran y son las calificaciones que se le adjudican, tan solo un humano tuvo la gracia de poder montar sobre el, este fue Belerofonte, y esta gracia le fue concedida por la diosa Atenea, que le proporciono una brida de oro.



Sus virtudes y cualidades, desde el momento en que fue creado gracias a la combinación de la madre tierra (Gea) y la sangre de Medusa, siguen siendo la alquimia del amor y la búsqueda interior.



Tal vez sea Pegaso esa piedra filosofal que todos buscamos y que rara vez encontramos, ya que en el se conjugan a la perfección, la valentia, el coraje, la belleza y la pureza en estado puro y salvaje.



Cuando logró volar hasta la cima del monte Olimpo para reunirse con los dioses,
el prudente caballo lo derribó y dejó que Belerofonte vagara sin rumbo,
desconsolado y rechazado por los inmortales.



Pegaso encontró refugio en los establos olímpicos y Zeus le encargó que le
llevara el trueno y el rayo, los símbolos de su poder. Posteriormente los
dioses transformaron a Pegaso en una constelación.




Publicar un comentario en la entrada
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Mis amigos