miércoles, 12 de enero de 2011

Unicornios: seres divinos, leyendas eternas




El Unicornio aparece descrito en el libro de Job y sus orígenes no están claros. Una posibilidad es que tenga su origen en la India, como un asno hindú, de colores muy distintos al blanco.

También se piensa que puede ser originario de África, y que estaríamos ante un antílope con un sólo cuerno. Otra teoría es que puede tratarse de una descripción algo exagerada de un animal real del Tibet, que posiblemente se extinguió.

Se piensa que son inmortales, pero lo cierto es que posiblemente sea el hecho de que su vida media es superior a los 1000 años lo que haga pensar que son inmortales. Su longevidad es debida a la magia de su cuerno, que les hace tener siempre un aspecto juvenil.

El unicornio presenta una especial resistencia a la magia, es inmune a los hechizos, a los conjuros de muerte y al veneno.

Su cuerno mágico es capaz de detectar el veneno y de curar heridas con un simple roce. Pueden teleportarse, lo que les puede benificiar si se ven en la necesidad de huir de algún peligro.

Es un ser independiente y solitario, que permite pocos contactos con otros seres. Solamente se muestra ante doncellas de corazón puro, generalmente humanas o elfas.

Este hecho ha sido aprovechado por los villanos para capturar a los unicornios. El unicornio es una montura tan leal que protegerá a su jinete incluso con su propia vida.


El primer Unicornio

Llegó envuelto en una nube, impulsado por un blanco torbellino. Descendió con suavidad desde los cielos a los campos infantiles de la tierra, aún antes que sus fuegos iniciales se hubieran extinguido.

Posee entonces el Unicornio el brillo de la luz, y puede apartar de si toda oscuridad, toda tiniebla.


Del jardín del Unicornio

Golpeó entonces el unicornio una roca desnuda, con su cuerno la penetró hasta grande hondura, y brotó una fuente de vida borboteante.

Los fuegos se extinguían doquiera fluían esas aguas y empezaba la Tierra a fecundarse con multitud de cosas muy fructíferas se alzaron grandes árboles, florecieron y bajo su sombra se instalaron las bestias salvajes y domésticas.

De este modo se formó el jardín del Unicornio, llamado Shamagim, que quiere decir “Lugar donde hay agua”.



Los Unicornios de las Siete Casas

El Unicornio tiene distintas formas, tamaños y temperamentos.
Existen Siete Casas, y cada uno de los Unicornios pertenece a una de ellas, teniendo un dominio y un deber.

En El Jardín, Asallám, el primogénito que con su Cuerno hizo brotar las aguas, también engendró a siete Unicornios, cada uno protector de una de las Siete Casas.
Así creó a: Ilvillón, el piadoso amigo del hombre. Vata, que vendrá al alba al final de los días. A Ohani, a Kestevara, a Abram y a Isferdarmad, el que conoce las tinieblas.



Los Avarim:

Estos Unicornios son los que se ocupan de nuestros asuntos, también los curativos y los más comunes en nuestro mundo. Se acercan a nosotros en el límite de la vigilia, sentimos su presencia con un gozo espiritual.


El Arweharis:

Es el más atrevido, custodia la noche.




El Karkadam:

Habitan en las tierras desoladas, les gusta la soledad. Tienen unos profundos y penetrantes ojos negros azules. También se les llama Reëm, son eternos vagabundos, nunca están mucho tiempo en el mismo lugar. Son un poco más grandes en estatura que los Avarín, aunque su cabeza es más redondeada.

Los Nimbi:

Son los más pequeños (miden menos de dos palmas), los más bellos, sólo se le presentan a los niños y son muy veloces.



Los Killina:

Son los menos comunes de las siete casas. Muy pocas veces los han visto. Gobiernan muchas tierras donde se mueven constantemente.
Despiden un fuego sagrado, con el que manifiestan su presencia, el cuerno destella y su luminosidad impide la visión de los hombres. Sus apariciones anuncian grandes acontecimientos. Los Killina custodian los Grandes Secretos que sólo serán revelados al final de nuestra Era.



Publicar un comentario en la entrada
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Mis amigos